domingo, 23 de diciembre de 2012

MUERMO

El muermo es una infección infecciosa, producida por una bacteria, llamada Burkholderia mallei. Es una infección típica en equinos aunque también pueden contraerla humanos, por lo que está considerada zoonosis.
Esta enfermedad afecta sobretodo a regiones de África, Sudamérica y parte de Asia.

En el hombre, las puertas de entrada, o métodos de contagio son a través de pequeñas heridas en la piel, mucosas o en la vía respiratoria. También se puede contraer mediante el contacto con animales infectados.




A pesar de que la enfermedad no es común en humanos, en caso de contraerse puede suponer un riesgo para la vida y es muy dolorosa. En caso de que esta enfermedad no se trate, la tasa de letalidad es muy alta, supone un 95%.

El periodo de incubación va desde unos días hasta unas semanas. Las manifestaciones del muermo dependen del tipo de infección y del estado inmunitario del paciente, entre otros factores. Se distinguen cuatro formas clínicas:

  1. Nasal.
  2. Pulmonar.
  3. Cutáneo.
  4. Portador asintomático.

Estas diferentes manifestaciones  suelen definir la localización de la primera infección. Las formas nasal y pulmonar son agudas generalmente, mientras que la forma cutánea es más de tipo crónico. Debido a la infección, se forman úlceras, las cuales provocan un moco amarillo y pegajoso. En ocasiones los pacientes presentan tos y diarrea algunas veces. 

muermo



Como métodos de tratamiento, se requiere el uso durante 30 días de sulfadiacina, puesto que ha demostrado ser útil en animales y humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada